LAS CASTAS


Junto con la población indígena fue el sector más numerosos de la Nueva España; se constituyó con los individuos de sangre mezclada y dio lugar a una gran variedad de tipos. Algunos se aproximaban más por sus características físicas y el color de la piel, a los indios, otros a los europeos, y otros más a los negros.

Alos individuos de casta se les prohibió vivir en los pueblos de indios, estuvieron sujetos al pago de tributo y eran un grupo económicamente activo del país. Se dedicaban a diversos trabajos como el pequeño comercio y la pequeña industria, los servicios domésticos, o como caporales, capataces, vaqueros o administradores de ranchos o haciendas. Según fuera el color o los rasgos físicos del hombre de casta, éste tenía la posibilidad de practicar un determinado trabajo, así a los mulatos y tipos negroides les correspondieron los más difíciles y pesados en las minas, los obrajes y el campo.

Entre las castas existieron notables diferencias; el mestizo, producto de la unión de españoles con indias, tenían algunas ventajas mientras que los otros tipos producto de mezclas eran considerados casi al mismo nivel del negro.